Tablón de anuncios de la taberna del Viejo Viento

  • Llegó la Víspera de Antepasados y el cielo se desgarró. Hemos sido castigados y las nesfastas consecuencias de años anteriores  no son sino una pálida sombra. Los difuntos rondan la tierra, les hemos fallado y pronto nos llegará el castigo.

  • Atención, si en el bosque encontráis manjares propios del solsticio de invierno pendiendo de los matorrales, tales como pasteles de jenjibre, manzanas de caramelo o buñuelos ¡no los toméis! Aunque os ruja el estómago, dad media vuelta. El que acepte estas delicias no volverá a ser visto entre los vivos.

  • Aquí, en Riomanso de Tramisio la oscuridad se ha instalado entre nosotros. El bosque sagrado ha sido profanado por una kikimora. El estarosta de Riomanso ofrece veinte orens pagaderos al contado.


  • Se aproxima la ventisca del lobo, la era de la espada y del hacha. La época del Frío Blanco y la Luz Blanca se acerca, la hora de la locura y del desprecio, Tedd Deireadh, el fin de los tiempos. El mundo perecerá entre los hielos y renacerá con el nuevo sol. Renacerá de la vieja sangre, de Hen Ichaer, de una semilla plantada. ¡Una semilla que no germinará sino que estallará en llamas!


  • Anuncio del Ilustrísimo Conde Antares: se busca muerto al justiciero conocido como el Halcón Rojo, por los asesinatos del barón Von Haustad, el vizconde Malún y su señora, así como la baronesa Henrietta. Trescientas coronas pagaderas al traer su cabeza. 

  • Y puesto que a nadie le importó, su sepelio hubo de llegar. Se ruega recen por el alma de la excelsa Trilenna, fallecida hará dos días a causa de sus múltiples heridas.

Nuevos anuncios de la Taberna de Gregobor III


  • Queridos amigos, a falta de algo mejor, les doy a mis hijos tortas hechas de bellotas, aunque sean del suelo. Las tripas les rugen de frma horrible, pero al menos ahuyenta el hambre.
    -Una vecina preocupada
  • Las arquesporas han invadido mis campos. Mi nombre es Bonifacio, de Crabodán, y ya he perdido a tres jornaleros por esas malditas criaturas, si es que se les puede decir así a semejantes plantas del averno. ¿Dónde están los druidas cuando se les necesita? 
  • Atención, si en el bosque encontráis manjares propios del solsticio de invierno pendiendo de los matorrales, tales como pasteles de jenjibre, manzanas de caramelo o buñuelos ¡no los toméis! Aunque os ruja el estómago, dad media vuelta. El que acepte estas delicias no volverá a ser visto entre los vivos. 
  • Se acerca la Víspera de Antepasados. Tiempo de rendir respetos a los muertos. Bien sabéis las nesfastas consecuencias de años anteriores cuando no se hicieron los ritos adecuados. No falléis a los difuntos.
  • Anuncio del Ilustrísimo Conde Antares: se busca muerto al justiciero conocido como el Halcón Rojo, por los asesinatos del barón Von Haustad, el vizconde Malún y su señora, así como la baronesa Henrietta. Trescientas coronas pagaderas al traer su cabeza.