Nuevos anuncios de la Taberna de Gregobor III


  • Queridos amigos, a falta de algo mejor, les doy a mis hijos tortas hechas de bellotas, aunque sean del suelo. Las tripas les rugen de frma horrible, pero al menos ahuyenta el hambre.
    -Una vecina preocupada
  • Las arquesporas han invadido mis campos. Mi nombre es Bonifacio, de Crabodán, y ya he perdido a tres jornaleros por esas malditas criaturas, si es que se les puede decir así a semejantes plantas del averno. ¿Dónde están los druidas cuando se les necesita? 
  • Atención, si en el bosque encontráis manjares propios del solsticio de invierno pendiendo de los matorrales, tales como pasteles de jenjibre, manzanas de caramelo o buñuelos ¡no los toméis! Aunque os ruja el estómago, dad media vuelta. El que acepte estas delicias no volverá a ser visto entre los vivos. 
  • Se acerca la Víspera de Antepasados. Tiempo de rendir respetos a los muertos. Bien sabéis las nesfastas consecuencias de años anteriores cuando no se hicieron los ritos adecuados. No falléis a los difuntos.
  • Anuncio del Ilustrísimo Conde Antares: se busca muerto al justiciero conocido como el Halcón Rojo, por los asesinatos del barón Von Haustad, el vizconde Malún y su señora, así como la baronesa Henrietta. Trescientas coronas pagaderas al traer su cabeza. 


Nuevos anuncios en la Taberna de Gregobor II

Un día más amanece, que no es poco, y tras vuestro encontronazo con la banda de Ofidia ya es mucho decir. La Taberna se despierta con escaso ajetreo, repleto de caras adormiladas que miran con afán a sus gachas mientras algún valiente retruena con su voz las vigas clamando por cerveza fría.
Al salir a desaflojar vuestras vejigas y vientres, veis que han clavado nuevos anuncios en el ya de por sí cargado tablón. Tenéis una buena cantidad de gresca para elegir en este día que surge con un rojo sol sangriento.


  • Un grupo de maleantes temerio entró en Angren hace algunos días. Son culpables del asesinato de tres hombres y  dos niños a su paso por Puerta de Lobinden. Quién sabe qué más desmanes habrán cometido ya. Su excelencia el Conde Antares los ha declarado enemigos del Estado y debe dárseles muerte tan pronto se les vea. Cuarenta monedas de oro por cabeza recuperada y pruebas aportables. Están fuertemente armados así que abstenerse valientes escasos de seso.
    Garabateado debajo con letras retorcidas reza: "Atrapadnos si queréis, bastardos del pantano"

  • A nadie le habrá de importar, ya que la pobre es sólo una buscavidas que se gana la misma con su voz. Pero la excelsa Trilenna ha sido asaltada en el camino. Nada se sabe sobre qué le pasó. Pero se pide que por amor a las mismas Musas se le asista. Una maldad así no puede quedar impune. Dicen que se halla en un santuario cerca de Crabodán.
    -La asociación de estudiantes a distancia de Montearco

  • ¡Han vuelto a ser avistados! Sobre el cadáver de Angren se ciernen los gor.Vuelven a salir de las oscuras produndidades del bosque, a las que se les expulsó una generación atrás. La aldea de Asvigo pide ayuda. Sólo hay mujeres y ancianos aquí, la guerra nos diezmó y a todas luces los hombres del Conde no bastarán. Estamos a merced de la calamidad que se nos avecina. Ayuda, no pedimos más. 

  • En la Compañía teatral itinerante de Silvio el Suave tenemos un problema con la extorsión que estamos sufriendo. Por lo cual requerimos ayuda. Y rezamos por que esos patanes no sepan leer. Estaremos en la Taberna de Gregobor al menos lo que queda de semana. Y después por los caminos andaremos o muertos en cualquier zanja nos encontraremos.